Los sistemas de extinción mediante espuma son sistemas fijos. Se usan para fuegos de materiales sólidos y líquidos y, con ciertas restricciones, en incendios de materiales gaseosos. Para generar la espuma, la corriente de agua transcurre a través de diferentes equipos donde se mezcla adecuadamente con la sustancia que genera la espuma, el espumógeno. La combinación de agua y espuma concentrada es, casi siempre, mezclada después con aire.

Fundamental en almacenamiento de productos químicos a los que, en caso de incendio, si les aplicáramos agua obtendríamos mezclas más peligrosas extendiéndose el incendio.

Se caracterizan por aplicar una gran cantidad de espuma inundando el almacén a proteger en pocos minutos. Se debe tener especial cuidado en escoger el espumógeno más adecuado.





Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted